miércoles, octubre 22, 2008

!Qué ya es Navidad! Couscous de pollo frito

!Ay Jesusito de mi vida y de mi corazón! ! Ay virgen de la pata a rastras! Que ya es navidad y a mi me ha pillado casi con el bikini puesto. Que lo he visto en Mercadona, donde ya han sacado todos los pertrechos navideños, y han llenado los estantes de turrones, adornos, vajillas de papel doraditas, y demás fanfarrias navideñas. Que sos lo juro, que lo acabo de ver, y no estamos ni en noviembre.
Qué morro, mi madre, cada vez empiezan antes. Lo único que no me importa, y que diluye un poco mi cabreo, es que han puesto más a mano, si cabe, los Mon Cherrines; tan ricos, tan llenitos de licor.Pues para llevar la contraria, hoy traigo, en vez de un guiso cristiano, uno moro, y que empiece la navidad cuando les dé la gana que yo sigo siendo atea, ea.
Preparo primero un buen caldo de base, con su gallinita, huesos de pollo y ternera, puerro, nabo, 1 tomate, unas ramas de perejil, todo lo verde que pille por casa y una buena cucharada de Ras el Hanout. Después de desgrasado, o bien cuezo en él las verduras que acompañarán la sémola, o bien las hago al vapor de este mismo caldo.Suelo usar, calabaza, judías verdes, zanahoria, calabacín, puerro o cualquier otra verdura, siempre cinco distintas; así me dijo una marroquí que lo hacía ella, y así la imito.
En una sartén doro dados de pechuga de pollo, o de contramuslo, más jugoso. Pongo en una fuente una taza de té llena de sémola por persona y dos tazas llenas del caldo calentito por ración. Espero los diez minutos de rigor hasta que doble tamaño y sirvo. En el fondo del plato, la sémola. Encima las verduras y en el top los trozos de pollo doraditos. Se puede espolvorear con una pizca de canela.
Besos

3 comentarios:

Suso Lista dijo...

Ainda xa ceado, volvía a cear de novo. Bicazos Mrisiña.

Marisa dijo...

Lástima que vivas tan lejos de vallecas,que si no, cenabas dos dos veces diarias. :-D

Marona dijo...

Pues por estas tierras no es Navidad hasta que pasa Halloween (y eso que aquí no es tradición eso de las calabazas sonrientes). En fin, todo por la pasta ;)
El couscous, cuando lo hago "de manera tradicional" también lo hago así... ¡qué rico!
Un beso.