miércoles, marzo 18, 2009

Cocinera en la frente. Pastel trufado de espárragos verdes.

No sé, debo llevar mi gusto por la cocina escrito en la frente porque el otro día, al acercarme a coger una tableta de chcolate de una estantería del súper, una señora aprovechó para preguntarme si ése era bueno para repostería. Por supuesto, le contesté y ella, ni corta ni perezosa, al ver que daba por terminada la conversación y enfilaba para la calle, me tomó del brazo mientras rebuscaba en el bolso y sacaba un folio.
- Mira, por favor- me dijo con gesto algo desesperado mientras lo desplegaba ante mis narices - Voy a hacer esta receta que me lo ha pedido mi hijo.
- Brownies, muy ricos sirve perfectamente - le contesté algo incómoda, pues mi madre esperaba haciendo cola en la caja- Siempre que ustedes sean celiácos.
- ¿Celíacos? No, no lo somos. La receta es la primera que he visto en el Internet de mi hijo.
Ahí ya me ablando el corazón esta admirable madre abnegada que, metiéndose en camisa de doce o trece varas, busca la recetita, ante una tecnología que seguro la supera, para complacer a su hijito querido, y espérate que éste no sea un cabroncete, imaginaba yo.
¿Qué hacer? Una ya se olvida de su santa madre, y del carácter de ésta, que la espera impaciente, y le indica a la señora cómo hacer los brownies con todos sus pasos, y ya lidiará luego con su mamaíta que está hasta el moño de dejar pasar gente mientras yo llego con lo que olvidé. Esto es así; debe ser que cocinar la pone a una el corazón a remojo.
Y ahora debería poner una receta de brownies, que además preparé en casa de unos amigos un par de días después, pero no, esa receta ya la conocemos tod@s. Hoy vamos a hacer un pastel, pero de espárragos verdes. La receta es sencilla y se la vi preparar a Jamie. Sólo le he dado un pequeño cambio añadíendole trufa negra fresca ralladita. !Riquisísimoooooooooooo!
Las hojas de pasta brick se compran en el tendero musulman de la esquina, carnicería árabe o tiendas delicatessen. Son una delicia para todo tipo de rellenos, dan mucho juego, pero si no las hubiera se pueden cambiar por hojaldre o pasta brisa.
Es tiempo de espárragos trigueros, para quien tenga costumbre de ir a recolectarlos al campito, y quedan ideales.

Pastel trufado de espárragos verdes
Ingredientes:
-6 hojas de pasta brick , 1 trufa negra, 1 manojo de espárragos verdes, 1/2 kg de patatas, 200 ml de nata líquida, tres huevos, 50 gr de mantequilla derretida,100gr de queso semi manchego rallado en casa, sal y pimienta.

Sacar de una en una las láminas de pasta e irlas colocando en el fondo de una fuente d e horno de modo que hagan un borde subido. Antes de poner la siguiente, untarla bien de mantequilla con un pincel. La última también ha de untarse bien, así como todos los bordes.
Cocer mientras la patatas en agua con sal y los espárragos brevemente.
Yo lo preparo en la niña (thermomix). Pongo las patatas peladas y troceadas grandes en el cestillo y cubro con agua. Las cuezo a temperatura varoma durante unos 35 minutos, partiendo de agua templada del grifo. Cuando quedan unos 8 minutos, pongo el varoma con los esparrágos para que se hagan un poco.
A continuación batimos las patatas groseramente, que no quede un puré demasiado fino, junto con la nata, los huevos, y el queso rallado. Salpimentamos con cuidado que el queso ya es saladito.
Agregamos la trufa , quien la tenga, chincha rabiña, y ponemos la mezcla en el molde sobre la pasta brick.
Colocamos los espárragos de forma chula, damos otro repaso de mantequilla por encima de ellos, y horneamos 15 minutos a 190 º( horno precalentado siempre) o hasta que esté bien doradita y cuajada.


Después nos damos otro garbeíto por el campo a buscar más espárragos o a darnos una carrerita para bajar la comida, que hace muuuu buen tiempo.

Besos

3 comentarios:

Maria Jose dijo...

Me encantan estas recetas de cocas saladas, no tengo la suerte de encontrar siempre pasta brick aqui donde vivo y lo intentare con hojaldre...un beso

salvia dijo...

Qué riquíiiiiiisima la tarta salada, pues no he entrado en el tendero arabe a ver si tiene pasta de esta pero tendré que probar..... (aunque no me pilla a mano). Besotes!!!

Marisa dijo...

Maria José ¿Qué no hay pasta brick en Ibiza? Raro, raro, raro.
Con hojaldre quedará genial,ya verás.
Muy bonito tu blog, por cierto. Me encanta el fondo negro y las recetas.
Salvia, en los tenderos extranjeros hay que entrar en todos. No sabes las maravillas que pueden haber dentro...Uhm.
Besos