miércoles, octubre 08, 2008

Algunas excursiones y fotos


Querida Ana, querid@s tod@s:
En los últimos dias hemos hecho muchas excursiones e incluso un corto viaje al interior del estado.Volvimos a Mangue Seco a pasar el día, recorrer las dunas en boggie o tirarnos con tablas de skate por ellas.Fuimos a Cachoeria donde comimos en una hacienda, hoy restaurante, tan bonita que me dieron ganas de pedir empleo y pasar el resto de mis días a la sombra de sus mangos centenarios, viendo esas bellas vistas del valle y los pueblos de casitas de colores colgados de las colinas.
Anoche mismo volvimos de de la Chapada Diamantina, más de quinientos kilómetros hacia el interior,y conocimos el sertao, una extensión de campos abrasados poblada de grandes cactus candelabro, arbolillos ralos, y arbustos medio secos.Sin embargo, esconde grutas inmensas que se recorrimos andando durante horas, sólo nosotros, un guía y un farol.Nos bañamos en lagunas de aguas prístinas, ni trasparinas ni cristalentes, prístinas. Bajamos a una gruta con un laguito de aguas azul cobalto. Subimos a bañarnos en cascadas y escalamos cerros. Recorrimos ríos de piedra y nos bañamos en pozas de aguas negras como boca de lobo debido al hierro que contiene el agua. Mis rodillas se quejan en varios idiomas pero ha merecido la pena.Pensamos que a Luis y a ti os encantaría todo esto.
Alojados en Lençois, una antigua poblanción de garimpeiros que extraían diamantes de los alrededores, llegamos justo la tarde del día electoral.Estábamos sentados en la playa del pueblo tomanda caipiriñas de la cachaza local (dos caipiriñas y totalmente borrachos), cuando llegó el coche de la policía y el de los bomberos con luces y sirenas encendidas y detrás de ellos más de un centenar de personas gritando y saltando celebrando haber ganado las elecciones su partido.Estuvo prohibido beber alcohol hasta las doce de la noche, en casi ningún bar lo servían, pero los paisanos salieron a la calle a las seis de la tarde bien calentitos. La fiesta siguió, llegando a ratos al paroxismo, hasta la tres de la madrugada ( eso aquí es tardísimo, amanece a las cuatro y media) y nosotros con ellos, totalmente integrados, pegatinas del partido y todo en la pechera, con esta gente tan símpatica, cerrando todos los bares.
La cocina del interior del estado también nos ha causado muy buena impresión. Alejados de cocoteros y denderos, ambos palmeras, los guisos no llevan ni leche de coco ni dendê.Ambos ingredientes llegan a ser muy pesados, el uno en grasas y el otro en sabor. Por otro lado sustituyen la yuca del litoral por patata y utilizan más verduras en los guisos que resultan más jugosos y salseados.
Delicioso el bobô de carne especiado con cominos, el ensopado de buey con zanahorias, patatas y remolachas o las chumberas salteadas con ajo tan típicas de la cocina sertaneja. También gustan del couve, un verdura muy brasileña y típica del estado vecino de Minas Gerais de la que mañana postearé una recetilla muy sabrosona y sencilla y que allí saltean con ajo y pimiento rojo.
Para conocer esta región más a fondo recomiendo leer "Gabriela, clavo y canela" del escritor bahiano Jorge Amado. Mary, a la vuelta te lo presto.
Las fotos son más grandes, doble click.
Besos