lunes, agosto 11, 2008

Los vecinos. Torta de melocotón y amaretti

Que me llamen picajosa pero, invitar a comer y que los convidados se presenten pasadas las cuatro de la tarde, me choca un poco.
Se supone que era el cumpleaños de una vecina e inaguración de la casa nueva y nos había invitado, en una visita que nos hicieron, a eso de las once y media de la noche del viernes en la finca de La Alcarria donde habíamos huído del calor madrileño. El sábado, Toñín y yo de avanzadilla, fuimos a echar un vistazo y, viendo que de las diez personas que seríamos seis tendrían que comer de pie, les invité a celebrarlo en la nuestra. Según lanzaba la invitación sentí la mirada de mi primo sobre mi. Era curioso, el miraba al frente pero yo sentía sus pupilas clavadas, que digo clavadas, traspasándome la sien con un ligero picorcillo. Estaba metiendo la pata, ambos lo intuíamos. Y así fue, hasta el corvejón. Ayer llegaron, dejaron su contribución al ágape en la cocina y se marcharon a enseñarle la casa nueva a unos familiares; el resto ya lo he contado.
Porque nosotros no nos enfadamos con ná, pusimos un tentempié y unos vermús y nos metimos a esperar en la piscina. Nos pasamos con el vermú, creo.
-¿Has visto que se han dejado la cámara de video sobre esa mesa y nos mira? Si te acercas se mueve.-Decía Toñín.
- No jodas.
Una vez terminada la comida a las mil y monas y aguantado un pesadísima conversación monopolizada por el matrimonio de marras y los avatares de sus hijos (por cierto que trajo una ensaladilla rusa hecha toda con verduras de huerta propia que sólo por eso se le perdona cualquier cosa), estábamos recogiendo en la cocina lo que había sobrado y al mencionar ella la pena que daba todo lo que no se había comido le respondí que no se preocupara, que lo sacábamos en dos o tres horas, y seguro que se terminaba todo.
Otra vez volví a sentir ese escozorcillo en la sien, pero mi primo miraba hacia otro lado aun con un fulgor en los ojos... Estaba volviendo a meter la pata. !Dios qué tardísimo se fueron!

Esta receta es del Sale y Peppe del mes de julio y os la recomiendo a quien haya comprado estas ricas galletitas amaretti esta semana pasada.
Ingredientes:
1kg de melocotones maduros, 4 huevos grandes, 100gr de harina, 160 gr azúcar, 1 sobre de levadura, 200gr de amaretti.
En la receta lleva litro y medio de vino blanco donde se maceran los melocotones y vainilla que yo no puse. El resultado es buenísimo igualmente.
Pelar los melocotones y cortarlos en rodajitas.Separar las yemas de las claras. Montar las primeras conel azúcar hasta que blanqueen y las claras a nieve.Mezclar la harina y los amaretti desmenuzados con las yemas y después con las claras suavemente. Incorporar la fruta.Poner en un molde desmontable e introducir en horno precanlentado a 180º durante 45 minutos o hasta que al pincharlo la aguja salga limpia.
Ideal para servir con una bola de helado.

Besos


2 comentarios:

Marona dijo...

Me va a ir de perlas esta receta... ¿te puedes creer que voy a Italia, compro la revista, compro las galleticas, me olvido de todo y pierdo la revista con la receta? No tengo ni idea de donde la he metido :(
Menos mal que salió Marisa al rescate... ¡gracias!
Los vecinos a lo mejor pensaron que la invitación era a una cena... jejeje :)

Marisa dijo...

:-D
Jopé Marona,qué cabecita....