miércoles, julio 11, 2007

Galicia Canibal 07. Ossobuco a la cangueña

El sol es tímido es nuestras vacaciones en Galicia y no nos acompaña nada. Hace unos días fuimos a dar una caminata, bajamos de casa hasta el mar y recorrimos las tres playas correlativas hasta el pueblito de Nerga. Allí estábamos, tan tranquilos, tomando una cervecita en la terraza de un bar cara al mar, cuando nos fijamos en que un nubarrón impedía la vista de las cercanas Islas Cíes.
- Niña, mira la que está cayendo allí ¿Nos dará tiempo a volver?
Cuando nos dimos cuenta habíamos pagado y estábamos camino de vuelta y... comenzó a llover. El viento y el agua nos azotó todo el camino de vuelta sin piedad, encontrando una pizca de refugio bajo los enormes pinos que cubren las dunas, pero sin dejar de andar, porque caía a mares, mas que para hacer estas fotos entre risas. Al llegar a casa, totalmente empapados, unos kilómetros más arriba, salió un sol espléndido, toma ya, pero nada mas poner un pie en casa ¿eh?. Metereología gallega, de la que nos convendría conocer a fondo.


Mientras preparaba la comida Angel miraba en la tele nosequé noticia del mundo del automovilismo que le sacó de sus casillas. Algo sobre Alonso y un compañero de escudería que a mi queridín le hace exclamar levantándose del sofá:
- !Españal Gibraltor!
Como lo digo.







Al hacer nuestra primera compra en Cangas me silba desde el montrador de Pili un trozo enorme de jarrete de ternera (morcillo con su hueso) que ya estoba pensando en cómo lo iba a estofar de verlo ahí, tan hermosote. Así fue:


Ossobuco a la cangueña
Ingredientes:
500gr de de jarrete en un trozo o dos, 2 ce bollas, 1 zanahoria, la peladura de un limón sin tratar, 3 tomates de pera maduros, una rama de hierbabuena, 1/2 litro de vino rancio u oloroso, abundante pimienta negra recién molida, 1 cucharada de Ras el hanout, auga, sal y AOVE.

En una cacerola que pueda ir al horno dorar bien por todos los lados la carne. Agregar el resto de ingredientes y meter a horno precalentado fuerte. Dejar cocinar, bien tapado, a 180º hasta que la carne esté bien tierna, unas dos horas y media. Si hicera falta, añadir algo de agua durante la cocción.
Se puede comer así mismo con unas patatas fritas, o pasar la salsa, y si sobra, se deshace la carne en trocitos y se sirve con cous-cous.

Besos

4 comentarios:

Doña Col dijo...

Esas empapadas son las mejores y las más divertidas... A mi me han pillado varias de esas en la montaña y teniendo en cuenta que el diametro del esfinter anal disminuye considerablemente a causa de los rayos y truenos, te echas unas auténticas risas en busca de algún refugio de pastores infestado de pulgas...
El guiso tiene una pinta estupénda. Estoy empezando a pensar en hacer alguno ya que aunque en el resto de España hay ola de calor, aquí hace una rasca que te cagas...

cannella dijo...

Ay Marisiña, la SDR (Sociedad de Defensa de la Rúcola) te va a entregar la medalla al valor...y te comunico que, visto lo visto, también el CPO (Comité Pro-Ossobuco) está pensando en otorgarte algún gallardón. Disfruta del fresquito que luego no sabes la que te espera.

milcolores dijo...

¡Vaya calada! Yo, que vivo en el norte, y más concretamente, en lo que viene a ser la ciudad de Mordor, estoy acostumbrada a las jornadas de playa o monte donde la sombrilla se usa como paragias.

De todas formas, qué envidia de vacaciones!!!

Marona dijo...

Mister Murphy y el tiempo siempre van de la mano... :)
Besis!