domingo, marzo 04, 2007

habas estofadas con huevo


Anoche hemos hecho fiesta en casita. Mi queridín y Maribel cumplieron años recientemente y las circunstancias no habían sido celebrables hasta ayer. El eclipse nos ha acompañado a las mil maravillas - qué chulo, oyes- y los amigotes ni te cuento, prácticamente se acaban de ir. La velada ha sido larga, en nuestra línea, y hemos hecho de todo. Hemos cenado, bailado, cantado, hemos contemplado la luna ( Luisito, ponte algo que luego coges frío), en fin,de tó. Como mi vida laboral ha cambiado un pelín últimamente ha sido un tema recurrente de conversación. La novedad, ya se sabe. En estas andaba yo hablando con mi Maribelita, le estaba explicando que qué mierda de sueldo tengo que por lo que voy a ganar en cinco horas extras esta semana le había hecho unas fotos por la mañana a un bebé, en media hora, ganando lo mismo, cuando me dió por preguntarle : cariño, y tú ¿cúanto ganas?.

Hace una buena purrela de años que nos conocemos. Para nosotros siempre es !Maribel , qué nivel! pero nunca hemos tratado así de directo este tema. Maribel habla seis idiomas, se cruza el globo terráqueo un día sí y otro no; Maribel vive en un chalé en la sierra madrileña que ya tiene pagado, ahí es ná; se ha casado tropecientas mil veces, con cubano incluído; tiene dos hijos criados como dios manda, con todos los extras, y lo que es mejor : desde que apareció en nuestras vidas nunca nos ha mirado por encima del hombro a, estos, sus amigotes de Vallecas. Por eso cuando anoche le lancé la preguntita de que ella cúanto ingresa al mes, me respondió : tú sabes que de esto nunca hemos hablado pero en neto gano...!Cuatro mil veces lo que yo! Seguimos cada una a su rollo pero yo de vez en cuando volvía sobre el tema: ¿cúanto me has dicho? Mija, no me lo podía creer.
Maribelita se ha comprado una casa en San Salvador de Bahía y en octubre nos vamos los amigotes para allá (! Jó, qué nivel, Maribel !) y ya estamos pensando en qué poner en la maleta, sos lo juro.
Mientras encontramos un vuelo barato (se aceptan recomendaciones) nos apretamos el cinturón hasta hacernos pupa y disfrutamos de las habas que están pletóricas en este tiempo.


Vamos a cocinar las habas con su vaina por eso hay que comprarlas lo más tiernas posible, pequeñas.
Picamos una cebolla y unos ajos tiernos frescos (ajetes). Los pochamos junto con un par de lonchas de jamón ibérico. Añadimos las habas cortadas en trozos con su vaina, salpimentamos, tapamos la cacerola y dejamos que se estofen hasta que estén lo tiernas que nos gusten. En ese momento, cascamos un huevo por persona , revolvemos y servimos.

2 comentarios:

milcolores dijo...

Puedo ser yo también amiga de Maribel... qué nivel???
Ummm, me encantan las habas ; )Estupenda la receta!

Marisa dijo...

:-D
!Seguro que sí!