lunes, octubre 16, 2006

Pastel de bonito en el Tour de la aceituna

Finalmente el jueves pasado me fui de cañas con Mariangeles a la zona del rastro. Hicimos un recorrido por los bares de los amiguetes de esa zona y entramos en alguno más.
En Casa Lucas la dejé de piedra porque le pedí la llave a Jose para ver la muralla árabe que hay dentro del portal y se quedo loca de ver lo que hay escondido detrás de un simple portal de una calle estrecha como es la Cava Baja.
Esta zona es muy divetida los domingos, os la recomiendo. Todos los bares están a rebosar de gente joven. La Plaza de los Carros hay varios monumentos que visitan los guiris ( el palacio de la Duquesa del Infantado) y mucho sitio para que el personal se siente al sol o la sombra. Nosotras estuvimos sentadas allí bastante tiempo mirando la gente pasar, oyendo la música que allí se toca improvisadamente, y jugando a "¿ese es guiri?". Todo surgió por un grupo de jubilados que llegó a la plaza con su guía turístico. Ella decía que eran de fuera por que eran un pelín altos para ser jubiletas españoles. Yo sostenía que eran de aquí pero del sur porque iban abrigados y no hacía ni pizca de frío.Y ella dale que no que si llevaban chaquetas era porque eran viejos.En esto que ehcaron andar y por los andares iba a tener razón mi amiga, eran guiris. Total, que nos fuimos hacia el grupo nos metimos entremedias...y eran alemanes. Nos gustó tanto la discusión que seguimos jugando con todo lo que veíamos.
Íbamos andando por la Cava Baja de nuevo, porque habíamos ido a comer un pincho el el Algorta ya que eran la cinco y estábamos muertas de hambre, (mi pincho era de merluza envuelta en finas láminas de calabacín, rebozada y frita. El de mi amiga era igual pero con relleno de carne picada con salsa de tomate), cuando de frente venía un grupo de hombretones trajeados de punta en blanco.
Estos sí que son guiris, me salta la loca. De eso nada, bonita, estos son de aquí, le respondo.
Al llegar justo enfrente de ellos les doy las buenas tardes y me las devuelven. Eran muy símpaticos y nos paramos ha hablar con ellos unos minutos, explicándoles nuestro juego. Mientras esto ocurría dos de los trajeados no paraban de mirarnos de arriba a bajo a nosotras, la calle y todo lo que se movía a su alrededor. Llevaban guardaespaldas. Así eran tan símpaticos, jodíos políticos, era el alcalde de Melilla y su séquito.Toda la gente que había en la puerta de los bares se quedó con la copla y nos preguntaban después que quienes eran esos, tal fue el despliegue.

Pasemos a la receta.
Uno de los pinchos que se pueden encontrar en las barras de esta zona , el Madrid de los Austrias, es el pastel de bonito. Se trata de una especie de flan que una vez cocinado se cortan en lonchas se pone sobre una rebanada de buen pan y se riega con una salsita que suele ser , mayonesa, salsa de tomate, o incluso pesto genovés.
Esta receta que os paso es una que yo he preparado en alguna ocasión y que me parece más rica que la tradicional.

Pastel de bonito
Ingredientes:
- 300gr de bonito fresco, limpio, o de lata, desmigado
- 1 loncha de jamón serrano en diminutos daditos
- cuatro tomates secos picados pequeños
- 1 copita de oloroso
- 3 huevos
- 1 chalota picada finísima
- un chorrito de nata líquida espesa

Picar bien el bonito y poner en una ensaldera. Añadir el resto de ingredientes y mezclar bien. Salpimentar.
Preparar un molde rectangular, enmantequillado y con pan rallado, o bien forrado con papel film e introducir la mezcla en él.
Meterlo en horno precalentado a 220° los diez primeros minutos. Despues bajar a 180° y dejar otros 50 minutos más.
Se deja enfriar poniendo un peso encima. Yo utilizo un brick de leche sobre un trozo de hoja de aluminio. Después se desmolda y se trincha en tajadas para servir con la salsita que os pete.
Volvimos a casa a las siete de la tarde después de una mañana genial que nosotras hemos llamado el "tour de la aceituna" ya que nos pusieron en todos los bares platitos de éstas. De ese modo tomamos olivas arbequinas, malagueñas, sevillanas y de Campo Real, casi la vuelta a España en aceituna.

Besos

6 comentarios:

Doña Col dijo...

Jajaja
Ese juego es muy bueno.
Yo suelo jugar "a esos son pareja gay"...
que nadie se mosquee, no va con mala intención pero es algo que suele dejar flipada a la gente, acierto 100%... y es que mi sentido arácnido no falla...

Marisa dijo...

:-D
No está mal ese jueguecito. Pero ¿cómo haces para comprobarlo?

Garbancita ® dijo...

Yo de cría cuando iba con mis amigas al rastro, jugabamos a ver quién tocaba mas abrigos de piel (era en la epoca del boom de los abrigos de pejello con pelo largo).

Ni sé a la de cienes de mujeres que habré sobado... jeje

Garbancita ® dijo...

Quería decir pellejo :P

Doña Col dijo...

jajaja
lo de los abrigos molaba mucho, en plan gatico misinico... como para hacerlo ahora... igual ligaba y todo... jejeje
Para probar lo de la pareja gay es fácil, les sigues disimuladamente un ratillo y tarde o temprano caen: una caricia, un abrazo, un ¡ay que te toco el culo!, lo normal cuando estas ennoviao...

Marisa dijo...

:-D
Y hace ejercicio por todo el barrio andando de detrás de ellos.
Me parto toa.