miércoles, julio 26, 2006

Arroz campero

El sábado tuvimos que ir a entregar un encargo de la tienda de Toñín a un pueblo de Guadalajara más al norte que el nuestro.
Las señoras a las que les llevamos el mueble fueron extremadamente amables, agradables y cariñosas. Nos hicieron pasar al patio donde nos ofrecieron un refresco y buena conversación, además de agua de botijo.
La casa es una típica casa de pueblo de cortina en la entrada y que se mantiene fresca a base de oscuridad. Eché de menos un gato deambulando por allí, pero no tenían.
A la vuelta paramos a tomar un cerveza en Torija y nos sorprendió que la camarera iba vestida de época, así como un "Cid" que se estaba tomando un botellín y una banda, también disfrazados todos, tocados con gorros de fieltro y capa, que parecían salidos del Lazarillo de Tormes. Como no habíamos bebido nada en toda la mañana y hace muchos años que no le damos al ácido, allí tenía que estar pasando algo. Así era, estaban celebrando, por segundo año, la Fiesta de la Historia y casi todos los vecinos iban disfrazados para deleite de los forasteros.

Más tranquilos, sabiendo que no veíamos visiones, nos dimos una vuelta por el pueblo y el castillo, las calles,el ayuntamiento, todo, estaba vestido para la ocasión.

En la plaza, que por cierto es preciosa, nos esperaba la sorpresa de un mercadillo medieval con artesanía, puestos de quesos, licores, dulces, incluso había una pareja de marroquíes que vendían té a la menta y dulces típicos.
A las niñas de la foto de arriba les compramos unas pulseritas porque nos hicieron mucha gracia ya que para llamar la atención del personal daban gritos -!Cómpreme algo!- con tal furia que Mariangeles y yo nos carcajeamos del susto que nos dieron.
Las pulseritas eran tan chiquitinas - echas a su medida, supongo- que nos las tuvimos que quitar o perdíamos la mano gangrenada.

No podían faltar unos chiringuitos medievales, eso sí, donde remojar el gaznate. Decorados, con el personal que los atendía convenientemente disfrazado y donde , o bien vendían raciones de chorizos, costillas y demás condumios a la parrilla, o bien te daban un buen aperitivo (tapa gratis para los de fuera de Castilla) como un pollito a la miel que nos hizo pedir otra ronda para repetir, porque que estaba muuuuuuuuuuuuu rico.
Y así a lo tonto pasamos la mañana.

Ya en la finca preparé un rico arroz en paella.

Supongo que todos el mundo sabe cómo se hace un arroz en este recipiente, si no es así avisáis y lo explico porque estoy perezosa y sólo os voy a dar los ingredientes para cuatro personas.

Arroz campero:
- ocho trozos de conejo
- medio kilo de costillas fresca cortada pequeña
- 250gr de judías verdes planas (chauchas, vainas)
- tres tomates pera maduros
- medio pimiento italiano cortado finito
- Picada: unas ramas de perejil, cuatro dientes de ajo, una ramita de romero y sal
- Arroz, agua y una paella para cuatro personas

Mariangeles se puso hasta arribita de arroz. "Echa para mi dos raciones, que me las como", decía, y se las comió.

Besos

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues yo, como tu amiga.

De arroz, mínimo 2 platos. Si no, no me pongo...

Besotes

Elena

cerise dijo...

El arroz no es mi debilidad asi que para mi, solo un plato,(pequeño) .. Bonito paseo en el mercadillo.

Marisa dijo...

Pues yo a esta hora (doce y media) me comería los dos platos de Elena y el de Cerise.
!Qué hora más mala, mi má!
Voy a darme un buchito de agua a ver si me engaño.

Anónimo dijo...

Hmm I love the idea behind this website, very unique.
»

Anónimo dijo...

Very best site. Keep working. Will return in the near future.
»

Anónimo dijo...

Best regards from NY! »