viernes, mayo 26, 2006

Chipirón en salsa de coco


Hacía mucho que no me reía tanto como la otra noche, y eso que para mi reírme, es tarea diaria.
Los miércoles por la noche libra Angel y le gusta agasajarnos, a mi y a los amigotes, con una cenita.
La noche pasada nos preparó ensalada de ventresca, tomates de pera y pimientos del piquillo. Con su orégano, muy rica.
Un pan con tomate y aceite que quitaba el sentío y que iba de novio con un jamoncito ibérico rico, rico.
Pulpo en vinagreta y no sé cúantas cosas más.
Nos hizo un carpaccio de una forma un tanto original, la verdad es que nunca lo había visto así, y que el resultado es muy bueno.
Se trata de ,en vez de laminar la carne, se pica a cuhillo bien fina y luego, entre dos láminas de aluminio, se le pasa el rodillo dejándola fina y adptándola al plato. No sé si me entiende.
Después la aliña con zumo de limón y buen aceite, y por último la corona de rúcula y parmesano. Esto es más normal, pero lo de picar la carne y estirarla, es la primera vez que lo veo. Me debió gustar porque me zampé el plato casi entero yo solita.
De postre nos puso el queso de cabra templado con puerros al Pedro Ximénez.

En éstas estábamos cuando salió la conversación sobre la verberna de San Isidro y de cúantos vendedores de globos de helio había y le pregunta a Angel a Paquito que si alguna vez había probado a hablar después de absorber el helio de un globo.

Calla, calla, le contestó, que me lo has contado mil veces y el verano pasado , en la feria de mi pueblo, me voy al globero , le compro uno y tiro pa dentro con el helio. Le pregunto al señor que qué tal se me oye. Me dice que bien. Le compro otro globo e igual, nada.
-¿Qué tal se me oye?
-Bien.
No sabes la de globos que me chupé y nada. Le cogí al hombre la bombona y chupa que te chupa, y el señor me decía: !pero oye! Vale ya, deja la bombona...y nada.Yo, que estaba "calentito", no le hacía ni caso. Así que no me hables más de globos.

Nos queríamos morir imaginándonos a Paquito agarrao al canutillo de la bombona y chupando helio como loco, mientras el hombre intentaba quitársela.
Si nunca lo habéis probado os cuento que se te pone una voz aflautada, como de duendecillo, después de absorber el gas. Lo que no sé es porque a él no le funcionaba. Sería del morao que llevaba.

Risas aparte, quiero anotar esta receta que me preparé el sábado.
Necesitamos un par de chipirones frescos por persona, pero no tan frescos que estén congelados.
Se limpian por dentro y se abren longitudinalmente.
La piel rosada del chipirón es mejor dejarla porque da más sabor y jugosidad. Por la parte interior se hacen unos cortes superficiales en forma de cuadrícula y se asan en sartén muy, muy caliente.
El chipirón tiene dos cocciones para que queden tiernos: una rápida y breve , o bien una larga y a ser posible en medio húmedo.
Para hacerlos a la plancha es mejor hacerlos rápidamente. Los bichos ,al estar enteros, se retorcerán y con los cuadritos que les hemos hecho quedan muy bonitos.
Una vez fuera del fuego se salpimentan.

Para la salsa pochamos media cebolla, un trozo de jengibre y otro de raiz de apio. Añadiremos media lata de leche de coco y dejaremos que reduzca hasta que espese.

Aparte tendremos seis gambas peladas por persona.
Aromatizaremos unas cucharadas, dos, de AOVE dorando en él un diente de ajo laminado. Sacamos el ajo y ponemos las gambitas y unos granos de pimienta rosa. Se saltean brevemente.

Emplatamos los chipirones, salseamos ( la salsa colada) y colocamos como nos pete las gambitas y las pimientas.

!Jó, qué rico!

Besos

10 comentarios:

Garbancita ® dijo...

No había oído esa forma de preparar carpaccio, pero me la apunto. El otro día mi "amigo" José Andrés, hizo algo parecido y también me pareció muy resolutivo cuando no tienes cortafiambres. Cortas a cuchillo una rueda más o menos fina de solomillo y lo colocas entre dos láminas de plástico. Después se pasa el rodillo hasta dejarlo casi transparente.

El chipirón tiene una pinta buenísima!!!

;)

cannella dijo...

Tomo nota del chipirón, porque no me lo puedo imaginar. Mil besos

Puchi dijo...

Soy adicta a tu página, pero jamás aprenderé a guisar el pollo Delocay para llorar.
Un beso. Puchi

Apicius dijo...

Llego tarde, pues ya Garbancita ha hecho el comentario de las laminas de plástico, solamente añadiré para que podamos separar bien del plástico, se mete la hoja, plásticos incluidos, por un rato en el congelador y cuando se endurezca levemente, se quita muy bien el plástico y se puede cortar la hoja de carne.
La fotografía me da la sensación de calor, casi se ve la temperatura del plato.

Marisa dijo...

Ay, puchi, ¿qué te paso con el pollo?

Apicius es normal que veas la foto cálida, es por la iluminación. Es un defecto que me pone mala,peeeeeeeero, da el pego.

Cannella, pruébalo, verás qué rico.

Gourmet de provincias dijo...

Menuda pintaza que tiene la recetita. Me la apunto para cuando me haga con un poco de leche de coco (a ver si me paso de una maldita vez por el supermercado oriental), que en esta casa los calamares tienen el éxito asegurado.

meri dijo...

Jo, la receta tiene una pinta que te mueres. Acabo de descubrir la página y estoy aún investigando.. pero creo q te voy a robar algunas recetillas. ñam ñam

Anónimo dijo...

best regards, nice info » »

Anónimo dijo...

What a great site » »

Anónimo dijo...

Best regards from NY! » » »