lunes, agosto 06, 2012

Me fundo o me congelo. Albóndigas con limón y hierbabuena

 Cúanto más se ciñe la canícula más tardes de toquilla, pantunflas y mantita sobre las piernas paso. Qué duro es ser madrileño. Cuarenta grados en la calle y apenas veintiuno en la oficina. En casa sopitas frías y en el curro chocolate con churros, todo en el mismo día. A mi me plantas en el trópico de buena mañana y a cenar en Siberia que me adapto y aclimato en segundos. Ays, suspiro por un glaciar bien temprano y se me antoja desierto para echar la merienda. Qué desazón, qué sin vivir...
Pues comamos, que las temperaturas extremas con pan son más llevaderas. Por ejemplo, hoy os recomiendo, una albóndigas ligeras, echas al vapor, con una salsita cítrica muy veraniega y para leer, a la orilla de lo que nos toque (en mi caso de la M-40, qué le vamos a hacer), un libro divertido, ligero; aderezado de anécdotas y salpicado de recetas familiares, además de un repaso por la historia reciente europea de la mano de una madre de familia diplomática , los Posadas, que con su visión humorística nos hace pasar un buen rato y aclara que, en el mundillo de la diplomacia, no es oro todo lo que reluce.
"Hoy caviar, mañana sardinas" de Carmen y Gervasio Posadas
Feliz veraneo y muchos besos
Albóndigas con limón y hierbabuena
Necesitamos:

Para las bolas: 350 gr de carne picada de pollo o pavo, 1 pizca de ajo y cebolla secos, 150gr de patata cocida,  el zumo de un limón verde y la mitad de su peladura rallada (o cualquier otro cítrico), 3 claras de huevo, sal y pimienta
Mezclar bien todos los ingredientes en una procesadora, la que se tenga en casa, en la mía, mi niña : la Thermomix.
Si queda muy líquido añadir algo de miga de pan.
Hacemos bolas ayudándonos de dos cucharas pues queda pegajosa y, a continuación, cocerlas al vapor diez minutos.

Salsa: 3 yemas de huevo, el zumo de dos limoncillos verdes y la ralladura de uno, medio litro de caldo casero, un puñado de hojas picaditas de hierbabuena y perejil, sal y pimienta.
En un cazo poner a calentar el caldo con el zumo de limón e ir añadiendo a pocos la yema mientras se revuelve bien para que no se formen grumos hasta que espese.
Añadimos el resto de ingredientes, incluidas las albóndigas y damos cinco minutos de hervor antes de servir.

3 comentarios:

Marisa dijo...

Hola tocaya! si es que es verdad, así no se puede. Y en el autobús que me dices? si hay que llevar "un trapo" para echárselo una a los hombros de frío que hace leñes jajajjjaja
Estas albóndigas tienen que estar bien buenas, es un toque novedoso para mi que siempre las hago en salsa, a la jardinera o en tomate. Menuda pinta!
Un besoooo

Margarida dijo...

Que originales... me gustan

MaryLou dijo...

Unas albóndigas diferentes, con muy buena pinta!!
Cuídate de esos cambios de temperatura! ja,ja,ja... me pasa lo mismo...
Besicos