lunes, julio 28, 2008

!Viva los novios!


Y llegó la espera boda que levantaría revuelo y ampollas, perdón anpenes, en semejante pueblo de palurdos; pero no, aunque todo el mundo, unos con más disimulo que otros, se acercaron a cotillear, allí, pasar, lo que se dice pasar no ha pasado nada más allá de que cuatro gatos ya no nos saluden, ni falta que hace. Y la boda fue tan emocionante o más que otras bodas. Las respectivas madres, tías y amigas se dejaron el rimmel mejillas abajo, como en todas las bodas, y hubo beso y viva los novios; no hubo anillos porque no llegaron a tiempo, pero los habrá. Y hubo comilona, y bebilona, que el padre de uno de los contrayententes, ya por la tarde, dió un traspiés al salir de la piscina y hubo que aplicarle la atención de todas las féminas presentes, más un buen trozo de pastel de chocolate, para que le curaran la pupita. Yo quiero enfermera con bien de escote, pedía con vehemencia la criatura.

Y nos bañamos todos y todo el día y Mª Angeles, que se había esmerado en exceso poniendo máscara de pestañas waterproof, parecía una avestruz, mira tuz. Y a la noche los familiares se fueron y quedamos los fiesteros con algunos amigotes que subieron del pueblo. Mi amiga triunfó con el más jovencito, como tonta, ya nos lo había advertido que si subía algún soltero...Y como los strippers no acudieron nunca tuvimos que improvisar y, aprovechando que un muchachote se despelotó para bañarse, hicimos la ola y todo. No estábamos por la labor de perdernos el numerito y aplaudimos a rabiar. Y para finalizar mi primo que se acostó tan alegre, ya casi de día, y se levantó hecho una María de la O por no sé qué tontería que le dijo su recién estrenado marido al acostarse junto a él completamente borracho; nada que no se le pasara con un buen chapuzón en el agua fría de la piscina, algo de comer, dos curasanas culito de rana y una buena siesta.

Y así fue la gran boda con un éxito total de mi labor como repostera, tanto me alabaron que mi ego engordó un montón, y lo que no es mi ego también. Los carteles explicativos del sabor de cada tarta se los encargué a Rafael, que para algo tenemos un artista cotizado en el pueblo, y los hizo encantado. Ahora sólo queda que las recetas pasen a la posteridad por medio de este blog. Publicaré, en cuanto pueda sacar las fotos del maldito Mac de mi queridín, las fotos que decorarán este post y las recetas de la tartas. Hasta entonces, si no prendo fuego el ordenador antes, en cuyo caso me veréis en los "papeles", muchos besos.

P.D: Al final, no ha llegado la sangre al rio y aquí están las fotos.

3 comentarios:

Doña Col dijo...

BIENNNNNN
¡PUES QUE VIVAN!

Rosaura de Jesmar dijo...

que vivan!!! y que sean muy felices y que coman lo que puedan! Marisiña eres un sol!

cerise dijo...

Una boda genial....y creo que yo no me hubiera despegado del rincón de los pasteles, dificil eleccíon, tienen todos una pinta estupenda!!!!!