domingo, enero 27, 2008

Bailongo latino e hígado con zumo de mandarina

!Qué bien lo pasamos el jueves! Mi queridín libraba y junto con Edu , nuestro último apadrinado ( Sí, mi casa parece una ONG. Qué le vamos a hacer si nos gusta) y Toñín, nos fuimos de tapas por La Latina. Estuvimos por el Sanlúcar tomando una tapita de ortigillas y unas tortitas de camarones. Después visitamos Juana la Loca que hacía mucho que no entrábamos y nos ha sorprendido con una ligera evolución y modernización de los ingredientes que utilizan, muy satisfactoria. Después de remate tomamos un moscatel en Casa Lucas y nos volvimos a Vallecas porque estábamos invitados a un cumpleaños en la sala Estudio Latino.Nunca había entrado, hasta ahora, en un local de estas características, y mira que en el barrio prácticamente ya no queda otra cosa.La música latina no es mi preferida pero si hay que bailar yo me bailo lo que sea. Así que, dejé que me enseñaran a hacerlo y allí me dejé la cadera, faltaría más. A lo que no me apunté fue al frote loco ese con el que acompañan una música - joé, no encuentro el adjetivo-, de batidora y que prodigan sobre todo quisqui.

La verdad es que la impresión que me dió todo aquello fue que me recordaba horrores a las fiestas de pueblo de mi infancia. La pista en el centro, en la que bailan cuatro parejas, y sobre todo mujeres con mujeres , sólo que éstas llevan mucha menos ropa y más pintura, y el resto están alrededor bebiendo y mirando.Y como al ver lo que los parroquianos todos bebían con devoción, a mí, me revolvía el hígado - bebidas energéticas con whisky, perfumando dulzonas todo el recinto- al día siguiente me preparé esta recetita, reparadora de dicho órgano y elaborado con el mismo, sólo que de rica ternera.
Hígado con zumo de mandarina
-1 filete grueso de hígado de ternera cortado en lonchas, 1 cebolla pequeña, 1 dedo de jengibre fresco loncheado, 2 mandarinas, 1 chorrito de oloroso, 1 diente de ajo picado al gusto, sal , pimienta negra y AOVE.
Dorar bien las lonchas de hígado y reservar. En la misma sartén poner la cebolla en plumas finas, el jengibre y el ajo. Dejamos que se haga todo unos minutos antes de volver el hígado a la sartén y mojar con el vino. Cuando se evapore la mitad ,y justo antes de acabar, rociar con el zumo de las dos mandarinas y servir.


Besos