martes, noviembre 21, 2006

Cebollitas al balsámico

La cosa va hoy de chivatazo.
Cuando este verano encontramos esa maravilla de osteria en Siena y comimos tan estupendamente con cositas caseras y típicas de la zona, lo que más me gustó fueron las cebollitas en balsámico que nos sirvieron. La casualidad ha hecho que las encuentre a dos portales de mi casa, y que lo haga a espuertas. Os cuento. Estaba Angel ordenando el almacén del restaurante cuando vió unas latas grandes apiladas que le llamaron la antención. Preguntó que qué era aquello y le dijeron que se llevara una lata y lo probara que allí ya no se usaban. Joé cuando las trajo, filipé claro, y más aun cuando las probamos porque están de muerte. Son las mismas que comí en Italia.
No puedo precisar cómo están hechas pero intuyo que primero están asadas, después peladas y metidas en balsámico, ignoro si cocinadas en él un poco también. He buscado en google, faltaría más, pero mis conocimientos de italiano son escasos y sólo he entendido que la cipolle borretana es un tipo de cebolla de nuestro país vecino ( si no llega canny y me dice lo contario, cosa que agradecería), que hay una marca que tiene una web en castellano que las comercializa y que se localiza en el norte de Italia. Son Rocca, que no Rocco.
De lo que estoy segurísima es de que son buenas novias de carnes y pescados a la brasa o, en su defecto, del filete, chuleta y pescado frito.

Si alguien las encuentra que se tire de cabeza que no se arrepentirá.

Besos

4 comentarios:

Doña Col dijo...

Tomo nota... No me va mucho la cebolla, pero si el vinagre... Además si las pillo, hare feliz a mi hermana, que esa si es traga-cebollas... De pequeña, en los despistes de mi madre en la cocina, pillaba por banda las cebollas y se las comia a bocaos... me daba una grima...

cannella dijo...

Hi hi hi..`´estas son las únicas cebollas del mundo mundial que no repiten.El tipo de cebolla, pequeña y aplastada, se llama Borettana, y para 1/2 kg de cebollitas bnecesitas 2 cucharadas de vinagre de vino blanco, 50 ml de agua, 1 cucharada de azúcar y 1 de aove.Mezclas en un vaso el vinagre con el agua y el azúcar. En una sartén doras un poco las cebollitas a fuego con el aove, añades la mezcla, una pizca de sal y caramelizas a fuego lento unos 30-40 minutos.
En Madrid las he comprado en el Naturasí, el supermercado biológico, tanto ene el que está cerca del Corteinglés de Princesa como en el de Las Rozas.
Miles de besos!!!!

Marisa dijo...

Pero las que yo he comido tienen un sabor como si estuvieran previamente asadas.¿Es posible? Estas de la lata dicen que llevan balsámico ¿es del blanco?

Elbereth dijo...

Hummmmmmmmmm, con lo que me gustan a mi las cebollas, y a mi mitad en vinagre le vuelven loca...tengo que encontrar esto. Yo me conformo con hacerlas confitadas para acompañamientos varios...