viernes, octubre 20, 2006

Vermú Real




- !Mira cariño, voy a beber como un rey!

Irrumpe mi queridín en el estudio llevando unas bolsas con compras en la mano.

- No creo que tengas pegas de cómo has bebido hasta ahora, bonito.

- Que no, que nooooooo: que voy a beber como "el Rey".

- Sí, guapo, tampoco creo que ése tenga quejas de lo que ha bebido hasta ahora. Claro que, que le quiten lo reinao

- Que no, tonta, que mira lo que traigo.

Y saca de la bolsa una soberbia botella de vermú que dice ser la que beben en la Casa Real, ya que son sus proveedores. Después de omitir que estoy pensando que a este hombre cada día le hacen ilusión cosas más tontas, son cómo niños, voy y me pongo a hacerle fotos de estudio a la botella. Tal para cual, y sin remedio.

El envase reza: Vermouth Perucchi, Gran Reserva y está muy bueno. Nuestro vermú preferido es el Izaguirre Reserva y éste es un pelín menos dulce y algo más ligero de densidad.

Somos grandes aficionados al vermú. Es una tradición muy madrileña, ciudad donde antes se salía en familia los domingos, antes de comer, a tomar un vermucito de grifo que muchos bares de aquellos de mostrador de cinc ofrecían.

En la zona de Vallecas donde vivo, quedan cuatro de esos bares añejos y todavía nos dejamos caer por allí siempre que "salimos al vermú", como se dice por aquí.

El rito de estos bares es servir la bebida en un vasito de caña, con soda, sin hielo, y una aceituna pinchada en un palillo sólo en algunos.

Nosotros en casa, preferimos aromatizarlo con peladura de limón y prescindimos de la aceituna porque, de verdad, comerse la aceituna rellena de anchoa que ha estado metida en la bebida dulce... da repelús, y encima mancha de grasa y me fastidia la foto como se aprecia arriba.

Lo servimos en copa de cóctel porque le da más empaque y parece que sabe mejor.

Es también tradición ,en estos establecimientos, ofrecer raciones de encurtidos y conservas de pescado y marisco. Mejillones en escabeche, anchoas, boquerones en vinagre, pepinillos, aceitunas y los reyes de estas barras: los berberechos, servidos con un buen chorreón de vinagre. Siempre hay tortas para ver quién se toma el caldito. Si uno quiere se pide una racioncita y si no, se espera un poco porque con cada ronda te van poniendo un ejemplar de cada una de estas exquisiteces. Recuerdo mañanas de vermú de tomar tropecientos para que nos tocara algo que se nos había antojado. Ahora no tomo más de dos y cuando sucede se le oye a mi queridín suspirar: hoy ya no comemos, porque beber vermú me da un relax unido a una alegría que mi impide acercarme a los fogones y preparar la comida, voy derechita a la siesta.

Hice estas fotos el jueves pasado en casa, ya que Angel libraba, le apetecía tomarse un aperitivito y tomarse un vermú.Se puso unos mejillones acompañados de patata chips, muy clásico también.

Él nunca había asistido a la ceremonia que monto para hacer las fotos de los platos que preparo. Al ver tan bonita la copa y su parafernalia, se la tomé prestada un momento y me lié a sacar planos cortos, planos largos, que si desde aquí ,que si por allá. Cuando satisfecha lo dí por terminado escuché al pobre esclamar un !uf, menos mal! y abalanzarse sobre la bebida.

-Me estaba atragantando, querida. Pobriño.

- Si para la sopa también haces lo mismo, te la tomarás fría ¿no?


Como comentaba que mi preferido para tomar en casa es Izaguirre reserva y el sábado ,después de la caminata, al final no nos dió tiempo a tomarnos el vermucito de marras en el pueblo nos quedamos con mono.

-No te preocupres, prima, me dijo Toñín, que de hoy no pasa que abramos el botellón de cinco litros que hace tres años guardamos como oro en paño.

- Mira que si lo abrimos lo mismo lo tenemos que gastar de un tirón por si se oxida o algo de eso, le respondí.

Me pareció que se salían los ojos ligeramente de las órbitas, pero me resondió:

- Pues no lo tomamos.



Besos

4 comentarios:

Boca Dorada dijo...

A mi también me gusta el vermú del domingo al mediodía. El vermú con algo para comer y claro luego te entra el sueño. ¿Así quién se pone a cocinar? Yo tampoco, también voy directa al sofá y a los brazos de Morfeo.

ninsesabepuntocom dijo...

Por los pueblos de Galicia era clásica la "sesión vermú" de las orquestas de música. Supongo que también en el resto de España. En Corme, de donde soy, te sirven incluso "marianicos", que son medios vermús...Hay tantos bares, que se tomó la decisión de los medios vermús (incluso medios vinos) y así se pueden visitar más. También existen los "gitanitos", que son vermús blanco y negro mezclados.
En fin, que el vermú está de puta madre, pero se sube que da gloria...Así que lo que dices de la siestecilla es muy lógico.

audaciosus dijo...

no me puedo creer que no te salga bien el pan, es bastante más fácil que rellenar aceitunas (te lo digo por experiencia en rellenar)

Doña Col dijo...

Pos o en la Casa Real les va lo del vermuth más que a un tonto un lápiz o a una de las dos nos han tomado el pelo. En un restaurante de Zaragoza "Las Lanzas" nos invitaron a un "Noilly Pratt" y según nos dijeron es el que bebe el Rey del Estado Español, JuanCar para los amigos...