miércoles, junio 28, 2006

Primer día de vacaciones

Llegamos por fin después del madrugón y con caraja, a Cangas, porque en mi casa es tradición, si se va a salir de viaje, empezar a celebrarlo la noche antes mientras se hacen las maletas, dejadas para el último instante, de modo que cuando quieres darte cuenta no te queda apenas tiempo de dormir y te has pasado con el ron.
Así, de esta guisa -risa va, risa viene- nos fuimos para la T4 que, aviso, está conchabada para marearte cuando tu más lo estás. No podían haber hecho algo sencillito para estos casos, no. Si miras al suelo, chungo, y si miras para arriba pior, el caso que no se te pase el mareo. Con todas estas trabas conseguimos plantarnos en Vigo -durmiendo todo el vuelo, of course- tomamos un taxi a la estación marítima y pa Cangas. Angel había contado en su curro lo del barquito que cruza la ría y no hubo manera de convencerle de que por la vía rápida llegábamos en taxi de miedo y rapidito, no. Mi chico es que es muuuuuuuuuuuuu romántico y no pierde ocasión de demostrarlo.

Las doce del mediodía y seguíamos sin desayunar, que en Iberia no dan ya ni agua, y del barco salimos pitando para el bar "Los Toneles" que Pili, la dueña, hace unas empanadillas bien ricas. Angel de carne picada, yo de mejillones. Le dejamos allí el equipaje y fuimos al mercado a comprar algo para comer y cenar.

De las cosas que más me gustan hacer cuando en estoy en Galicia es ir al mercado. Disfruto como una niña viendo todos esos pescados fresquísimos que me encandilan para que les lleve a casa y siempre me falta tiempo para cocinar todos los que me gustaría.
El mercado de Cangas tiene una zona donde llega el pescado diario ( peixe do día ). Ahí encuentro pescaditos pequeños ( sardinitas, sepias, mariscos, jureles ) y todo está vivo.
La otra zona (en la foto) también tiene pescados traidos a diario pero algo más grandes: merluzas, rapes, rodaballos, grandes San Pedros (allí llaman martiños)....
En la parte de abajo están los productos de procedencia animal ( carnes, pescados, etc) y en el piso superior los vegetales y demás.
Esta es Silvia , una de mis mejores amigas gallegas. Quiere a toda costa que nos vayamos allí a vivir, ella sabe que yo también. Todo llegará, Silviña.
Vende los pescados y mariscos que su marido captura. Ya le conoceréis conduciendo su barco.
A petición de Angel (increíble , pero cierto) le compramos medio kilito de unas acedías pequeñitas (de seda pura sus carnes) imposibles de encontrar en mi mercado habitual vallecano.

!No me hagas fotos así! Me decía, pero yo tenía ganas de pillarla currando. Me ragaló un bolsón lleno de bruños, que están de plena temporada, porque sabe que el marisquito me pierde.
Estos bichos son parecidos a los centollos, su carne es algo menos fina, pero el sabor es más intenso. Deliciosos. Me he zampado unos pocos estos días :-D
Creía que mis preferidas era las nécoras, que ahora están en veda y no hay en el mercado, pero los bruños están de muerte y tienen una de carne que lo mismo las desplazan. Chaquetera que es una.

Hicimos compra de las cosas básicas que necesitábamos además de una empanada de manzana en Cal- Barral donde las bordan. Es mejor no probarla porque luego no se puede parar de comer cachitos. La hacen con una finísima capa de pasta de pan y un relleno de manzanas horneadas, ni demasiado dulce, ni demasiado ácida, también fina. Una delicia que se come sola. El terror para las gordas como yo.

Por la tarde Sira Celebraba su séptimo cumpleaños, yo algunos más, y ambas nos cayeron regalos y felicitaciones.
Hubo un montón de críos chillones a los que Beti les repartió matasuegras con pito.
- !Hija! ¿No tienes un tambor para cada uno también?

De Madrid me llamó mucha gente, menos mi madre, que me felicita todos los años dos o tres días después porque nunca se acuerda en qué día me parió. Cosas que pasan.

A la noche bajamos a cenar a Cangas y fuimos al Poniente. No lo conocíamos pero repetiremos siempre. Tomamos una ración de pimiento padrón, otra de calamares a la romana, una tapa de pulpo a feira y merluza a la cazuela de sobra para los dos. Todo regado con godello a tutiplén, todo rico y fresco, fresquísimo, y pagamos 23 euros. ¿Es para repetir, o no?
A mi querido le encantó la merluza que estaba hecha con tomate, cebolla, patata, guisantes...

Volvimos a casita, en la aldea, y dormimos como niños pequeños. Y ahora lo dejo que me enrollo como las persianas.

Bicos

7 comentarios:

Gourmet de provincias dijo...

Ya veo que no perdisteis ni un minuto. Así me gusta, desde el primer momento metidos en mercados, bares, restaurantes, tapeos diversos... como una foodblogger que se precie.

Por cierto, al menos en mi zona, el San Pedro se llama Sanmartiño (aunque puede ser perfectamente que en la ría de Vigo se llame solo Martiño).

Y ¿Qué es eso que leo? ¿Una vallecana soñando con dejar el barrio para venirse a Cangas? Impresionante.

Lurka dijo...

Bueno, bueno. Envidia cochina es la que me das!!;-) La verdad es que visitar Galicia es una de mis cuentas pendientes, lo más cerca que he llegado ha sido Asturias, y después de leerte todavía tengo más ganas de ir por ahí.!!
En fin, encantada de volver a tenerte por aquí.

Marisa dijo...

Querido gourmet a mi lo de los blogs me debe venir de nacimiento ya que mucho antes, pero mucho antes, de saber qué era eso de un blog ya hacía vida de foodblogger, en mi cintura se aprecia.

En Cangas el bicho también se llama Sanmartiño, pero es que me olvidé el título, soy tan atea.
En un restaurante de Moaña, al que llegamos gracias a un reportaje en una revista de gastronomía, el camarero me discutía, juraba y perjuraba, que el sanmartiño jamás se llamó sanpedro. Por supuesto, sería en su pueblo, que no en el mío.Cabezón como el solo, le dejé por imposible cagándome en el santoral todo.

Está entre mis ilusiones envejecer frente al mar y si enfrente tengo las Cíes, mejor, que mejor.

Marisa dijo...

Lurka, cielo, no conocer Galicia es pecado mortal, te advierto.

cannella dijo...

Qué día más aprovechado, envidia pura, descansa y disfruta que te lo mereces. Y felicidades.

Gourmet de provincias dijo...

Cabezón no, gallego (que, por tópico que suene, estamos cortados todos por el mismo patrón, aunque la fama se la lleven los maños). Y si al final te da la razón es para terminar la discusión, pero en el fondo piensa que tu eres la equivocada.

Y para Lurka: ¿Y a que esperas? Si estamos a hora y media en avión!!! Avísanos y entre Marisa, yo y algún otro te preparamos una guía turístico-gastronómica a medida.

Anónimo dijo...

Excellent, love it! installing a whole house water filter The reliable life ins co Epson 7850 projector What happens if you get pregnant on accutane Georgia midland tattoo removal