lunes, marzo 08, 2010

Acelgas salteadas con queso de cabra. Salamanca, tienda míiiiiiiiiiiia.

La semana pasada hicimos un viaje relámpago a Salamanca, mi queridín, Edu y la que escribe. Nos alojamos en un hostal del centro y nos dedicamos a recorrer durante la tarde noche las calles salmantinas... y casi todos sus bares, los de copas incluídos. Cambia mucho el cuento cuando viajamos "en familia". A mi queridín le gustan más las "parroquias" o las tiendas, que los museos, y eso que conseguí que me acompañaran por la mañanita al museo de Art Decó que me quedé con ganas de ver en mi última visita a la ciudad, pero lo tuve que ver a la carrera; todas esas piezas decorativas detrás de las vitrinas, y muebles, y muñecas maravillosas ( bueno, éstas algo desasosegantes, la verdad) ... no tenían níngún interés para mi queridín. Hasta que llegamos a la tienda del museo, donde estuvo casi más tiempo que en el resto de la casa. ¿Acaso porque todo lo que había detrás de esas vitrinas tenía precio? Me parto toa. Vimos tantos escaparates con ranas en las calles de Salamanca que los ojos me estuvieron haciendo chirivitas durante dos días seguidos.
Recomiendo la visita a la Casa Lis, que aloja esta colección y que ella misma forma parte de esta corriente artística, con vehemencia. Me quedaría a vivir en ella desde ya, una preciosidad.
Y hablando de preciosidades, llevo a dieta varios meses y se me está quedando un tipín que no veas. -!Ala, ya será menos, me grita la modestia!-. Hago una dieta con seguimiento por parte de un dietista, no me está costando ningún esfuerzo y estoy consiguiendo resultados óptimos. Eso sí me la salto con pértiga cuando lo necesito, tengo compromisos o me viene en gana... y no pasa nada, no abandono al día siguiente si no que sigo con mi dieta. Puedo afirmar que es la primera vez .... !que tengo tan lavado el cerebro! Me parto toa.
La receta de hoy es una de las que me preparo con la acelgas, esa tontísima verdura que últimamente es como mi sombra. Pasto mucho, la verdad. En casa no me toleran ya que la ponga, ni mi queridín ni mi madre, ni nadie que sienta a mi mesa. Todos corean al unísono, como ese niñito de la tele: !No nos guuuuuuuuuuuuuustan las acelgas!.
Acelgas salteadas con queso de cabra fresco
Ingredientes:
- 1 manojo grande de acelgas, dos dientes de ajo, una cucharada de pimentón dulce de la Vera, sal, 1 cucharada de AOVE, queso de rulo de cabra fresco cantidad al gusto.
Se hacen las acelgas al vapor durante diez minutos. Aparte salteamos en el aceite los ajos picadísimos. Una vez doraditos añadimos el pimentón y dos segundos después las acelgas. Probamos de sal y ajustamos. Cinco minutos depués servir con el quesito troceado, dándole una vuelta para que se deshaga un poco.
En Thermomix:
- ponemos un litro de agua en el vaso y en temperatura varoma damos diez minutos a la acelgas en el varoma al vapor. Apartamos y secaos el vaso.
Ponemos la máquina en marcha, velocidad 5, con el aceite y dejamos caer los dientes de ajo por el bocal, se picarán finísimos. Los bajamos de las paredes del vaso y le damos un par de minutos, temperatura varoma, antes de poner el pimentón. Dejamos dos minutos más antes de echar las acelgas, giro a al izquierda, y dejarlas cinco minutos más a temperatura varoma, velocidad cuchara.
Besos

6 comentarios:

Curra dijo...

Marisiña cuanto me alegro de tu visita a Salamanca, aquí vivo desde hace 6 años.
La casa lis impresionante, yo tambien me quedaría a vivir ahí sin pensarlo (bueno cerraría la sala de las muñecas porque sinceramente haya algunas que dan un poco repelús).
Te encantaría poderla ver de noche desde mi casa. La tengo enfrente, aparece bjo la catedral, iluminada con ese color verde, que me hace soñar todos los días.
Avisa la próxima, ok?.
Tus acelgas exquisitas.
Un abrazo

cannella dijo...

La próxima vez que te quieras quedar un rato con calma en la casa Lis, me ofrezco voluntaria para llevar al queridín de tiendas (de parroquias no, que ya sabes que en eso soy muy sosa ;-DDD).
Besos.
Monica

Akane dijo...

Me apunto tus recomendaciones para cuando consiga visitar Salamanca, que es una de mis grandes ciudades pendientes por conocer. Oh, has puesto un Mucha, cómo adoro su obra.

Pues me alegro de que estés contenta con tu dieta, y sobre todo tienes razón en que no pasa nada si una se da una alegría al cuerpo de vez en cuando, que si no eso no es vivir :P Me apunto la receta ya que apenas caen acelgas por mi casa, no porque no seamos fans de lo verde, sino porque siempre me decanto por mis queridas espinacas.

Un abrazo

Marisa Beato dijo...

Volveremos, Curra, con más tiempo,apenas estuvimos 24 horas, y avisaré.

Canny, no sabes lo que dices. Es incansable, le gustan de todo tipo, ropa , regalos, comida.... !Arf!

Akane en mi casa no entraban las acelgas, pero ahora....

Besos

clau dijo...

Hola marisiña, así que estuviste por aquí y no nos avisaste para echarnos unas risas, es lo que tiene viajar en familia que uno se pone formal jajajajajaja.
La casa Liz bella pero creo que si clausuran la sala de las muñecas que dan yuyu, la visitaríamos más jajajaja. La colección de criselefantinas es maravillosa y las lámparas en fin... que es una visita recomendable.
Yo tengo una lámpara de vidrio soplado y bronce, color amarillo limón que es una belleza. Me la regalaron cuando me case y es ahí, de la tienda que le gusto a tu maridin, es una de mis posesiones mas preciadas.
un beso,
Clau

Marisa Beato dijo...

Claudia, tenemos que volver cuando empiece el buen tiempo porque unos amigos no conocen la ciudad y mi queridín se ha erigido en su cicerone, !Se van a enterar! :-D
Para la próxima aviso a tod@s,me apetece volver a veros.