lunes, mayo 04, 2009

Pega de carteles. Pan de tomate y queso

Pegar carteles por los pueblos, anunciando el mercadillo que Toñín abrirá los fines de semana en Renera para vender muebles y trastos viejos, es un deporte de riesgo. Comprobado.
Para empezar, con el calorcillo que ha hecho el pasado finde no es de extrañar que, a eso de las doce, ya te apetezca tomar una cervecilla en el próximo bar que entremos a poner un cartelillo. Si en ese bar los parroquianos tienen todos los síntomas de no haberse acostado aun, e incluso el dueño, que arrastra la palabras y tiene los ojos más caídos que la economía mundial, intenta pegar la hebra con nosotros y nos planta dos cervecitas más sobre el mostrador para que no nos escapemos de su diatriba sin sentido, te puedes imaginar, que nuestro recorrido por bares y tiendas alcarreñas va a terminar mal, muy mal. O bien, según se mire.
Si encima en Pastrana entramos en un bar en cuya puerta un cartelón reza: mojitos, ,caipirihnas...y mi primo y yo nos miramos de hito en hito al grito de !caipirinha! y en este caso, después de las dos cervecitas en el pueblo anterior, somos nosotros los que pegamos la hebra con los dueños del bar mientras nos tomamos la caipirinha local, cuyo parecido con la realidad es pura coincidencia, pero aun así p´adentro; pues imagina.
Si para acabar nuestro recorrido, varios pueblos y bares después, tomamos un vermú de grifo donde Angelines, que te pone un vaso enorme con dos hielos y un par de gambas cocidas...ya, la suerte está echada.
Llegamos a casa a la hora de la siesta, sin el pan, todos esperándonos, el arroz pasao y más hambre que uno que tenga menos. Amén del cachondeíto que no éramos capaces de disimular. No nos lincharon, pero casi.
Cuidaíto con la pega de carteles, que tiene su riesgo.

Buena noticia es la del descubrimiento de los ajos tiernos asados. Los compré en Mercadona, grandes y gordos, demasiado para otro tipo de recetas, pero me parecieron ideales para echar a la brasa como si fueran calçots, y lo fue. Los acompañamos de mahonesa casera. Una delicia muy recomendable acompañados también de este pan:
Pan de tomate y queso

Ingredientes:
-230gr de agua, 310 gr de harina de fuerza, 50gr de tomates secos picados muy finos, 50gr de queso de oveja curado rallado, 4 cucharadas de leche, 25gr de levadura de panadero, 50gr de AOVE, sal y una pizca de azúcar.

Calentar los líquidos ligeramente y deshacer en ellos la levadura y el azúcar ( 37º en Thermomix, Vel 3, 2 min). Dejar media horita hasta que burbujee el líquido.
Añadir el resto de ingredientes y amasar bien. En Thermomix en espiga tres o cuatro minutos.
Dejar crecer en el horno caliente a 50º, pero apagado. Una vez crecida la masa volver a amasar y volver a dejar que suba en el horno caliente ya con la forma dada.
Se puede hornear en redondo o en barra, o poner en molde de plumcake antes de meterlo a 220º durante unos 40/45 minutos o hasta que al golpearlo suene a hueco. Es bueno poner un cacharro con agua en el horno o pulverizar agua sobre el pan mientras se cuece.
En caliente o en frío, está divino.

Besos

3 comentarios:

MaryLou dijo...

Ese pan con tomate seco lo tengo que hacer, tengo tomates así que este finde cae!
Besicos

Marisa dijo...

Lo puedes hacer con o sin queso. He de confesar que la receta es improvisada, pero salió.
Besos

Txoco dijo...

A mí no se me da muy bien el tema de las masas, pero lo intentaré tiene una pinta de bueno que te mueres.