domingo, febrero 10, 2008

Segovia y comida en Duque


A las 8.3o de la mañana, salío ayer la excursión hispanoamericana rumbo a Segovia; cinco personas , cuatro países. Todo un hito el que los muchachos madrugaran tanto, la verdad.
Después de una hora y cuarto de autocar, que recomiendo para visitar esta ciudad ya que te deja en pleno centro y no tienes que andar con la preocupación de buscar aparcamiento, nos plantamos bajo el acueducto. Haciendo un poco de cicerone les expliqué a los chicos un poquitín de historia sobre todo lo que íbamos visitando, y cómo disfrutaron de todo, la cantidad de fotos que hicieron y las que me pidieron que les hiciera. De verdad, genial ver a tus amigos disfrutando así de todo lo que les muestras de tu país. El acueducto lo tuvimos que visitar desde todos sus ángulos, porque no se creían que era una canalización de agua así como así. Con lo fácil que me lo hubieran puesto los romanos si lo hubieran hecho de PVC.Camino del Alcázar pasamos a reservar mesa en Duque porque era otro clásico que no se querían perder. Bajo la torre de la fortaleza un par de ellos me confesaron que era así como se habían imaginado Madrid, llena de castillos y edificios medievales. Visitamos todos los rincones que nos permitieron y nos subimos a su torre. Detrás de mí iba Edu con lengua fuera pero, al llegar arriba, vio un montón de adolescestes extranjeras que descansaban tumbadas, con tops y pantaloncitos, en el suelo al sol, y se le pasó todo.
- !Dios, he llegado al cielo! Yo de aquí ya no me muevo.- decía el jodío.
-!Anda ya! Si lo que quieres es un cielo lleno de vírgenes, conviértete al Islam, y mira las vistas, coño, que para eso has subido.- fue mi respuesta llena de carcajadas.

A los tres solteros les costó horrores bajarse de allí, y sólo lo hicieron porque las chicas también bajaron, todo hay que decirlo, pero lo conseguimos y los arrastramos a tomar el vermú antes de ir comer, como debe de ser, pero antes un par de cañitas reparadoras de líquidos, porque estábamos agotados de tanto caminar.
Entre "nuestros niños" tenemos dos facciones. Está Rober que es casi abstemio y protesta porque bebemos antes de comer y se llena la tripa de líquido ("Tú vienes con nosotros con todas las consecuencias", le responde Angelito. Qué padrazo), y luego está Edu, que le encanta y está ansioso porque llegue la hora del vermú. En medio, Carlos, el más jovencito, que se deja llevar, apenas bebe, pero no protesta. La familia ideal.

Ya en el restaraurante, mientras Edu se pensaba si se tomaba otro vermú o una cerveza- se tomó las dos cosas- y nos hacíamos más fotos, nos decidimos por el menú gastronómico del local, que prometía mostrarnos unas pinceladas de la cocina y productos de la zona.
De entrada, un plato con cazuelitas de las que únicamente me convencieron la morcilla y los judiones, el resto olvidable para mi gusto. La sopa castellana, llegó tan fría a la mesa, que el huevo de codorniz, que debería tener su clara cuajada, llegó crudo, con el consabido asco del personal que ni la probó; y no estaba tan mal.
De segundo, cochinillo asado perfectamente. La piel churruscada y crocante y las carne jugosísima. Nada que objetar, una delicia. Pero hubo un detalle que me chocó un poquito. Nos sirvieron un cerdito entero, menos la cabeza, que se quedaba allí, en la fuente, y se la llevaban a la cocina de vuelta. Les pregunté si la podíamos disfrutar y el maitre me indicó que,normalmente, no la servían porque no causaba buen efecto en los comensales. Como a mí me gusta, insistí en que nos la pusieran; que más me da a mí lo que les parezca a los demás si me la como o no, o si les da asco.Cada cual a su plato ¿no?. Así fue.
De postre, ponche segoviano, lo más típico y, aunque a mí los dulces al cuadrado (requetedulces) no me seducen, reconozco que era perfecto de jugosidad. Rober se comió tres platos con bien de pan.
Qué rarito que es el goloso del cubano. Decía que el cochinillo no estaba bueno, que a él le gusta la carne seca - sería feliz en Brasil, añado yo-, pero ante el dulce se arremangó y no paró hasta acabar con todo.
Segovia tiene mucho que visitar y que ver. Simplemente con mirar hacia arriba, hay tantos edificios de preciosas fachadas... Además de iglesias, la catedral, palacios y conventos. Un paseíto por google antes será suficiente.
Si somos de los que nos gusta traernos souvernirs gastronómicos, recomiendo el chorizo de Cantimpalos, entre otros, y los judiones de La Granja.
Al final de la calle Cervantes, haciendo casi esquina y en la plaza Mayor, hay una confitería que conviene visitar. Nosotros trajimos unas cerezas al brandy cubiertas de chocolate maravillosas.
Los buses desde Madrid salen desde la estación de Príncipe Pío cada media hora y cuesta unos once euros ida y vuelta.Comódisimo y que , como os decía más arriba, te dejan en el casco antiguo, a dos pasos del acueducto.
Menú gastronómico en Duque: 39 euros + IVA, incluye vino y café.
En resumen, una excursión que recomiendo.
Besos

7 comentarios:

Radu&Sandra dijo...

Bueno,Bueno....como os habeis pasado por aqui sin dar un toque?
Bueno la verdad es que el sabado tampoco estuvimos en Segovia sino en Madrid con Z. Saludos espero volver a vernos pronto.

Hablando de gastronomia aqui por tierras castillo leonesas el cerdo es el mejor pescado ,primero y casi de postre. Un beso pa los dos

Marisa dijo...

Radu os llamé antes del vermú. Dejé mensaje en el tlf de Sandra.

matematicaspaladaryfogones dijo...

Necesito reunir opiniones sobre el problema que planteo en mi post. Estoy haciendo un trabajo y quiero saber la opinión que tienes tanto tu, como todos los que te leen. Se trata de buscar una solución a un tema que en Galicia cada vez está peor. ¿te importa colaborar? Gracias. Elena

Suso Lista dijo...

Nos ao porco chamamoslle marisco de cortello. Marisa, este mercores prepáranos algo.

Andrea dijo...

Hola, he conocido Segovia en el 2005 y la verdad es que me encanto, fuimos a tomar un vino tinto a un bar muy lindo, antiguo todo de madera, con la foto del rey en la pared!

Un abrazo, y muy lindas tus fotos!
Andrea

Andrea y Pierre dijo...

Esta este es mi blog por si queres venirme a visitar!

Doña Col dijo...

no conozco segovia... habra que solucinarlo...
me ha encantado la última foto que has subido, es una autentica chuladica...
besotes