miércoles, octubre 17, 2007

Dos días después

Querido Luisete, querid@s tod@s:
Entre unas cosas y otras. aquí, se duerme poco. Entre que no cojemos el horario local y los incunables éstos, quien más y quien menos, apenas duerme.
Anteayer Toñin y Berto se pasaron casi toda la noche, que aquí es corta, de cháchara hasta que acabaron el Mont Gay de Angel, su ron preferido y que ya sólo encuentra en el aeropuerto.
Me asomé por un momento a la galería y, cimbreándose ligeramente, me decían que se iban a casar ellos también y que Berto iba a ser la novia. Pues vas a estar precioso con ese bigotazo, les respondí y me volví a a la cama.
Qué personaje el cántabro, entre él y mi queridín tienen a Paco muerto de risa. No se les pasa ninguna moza sin requiebro, incluso Berto les canta el "te quiero vida mía" sin son guapetonas.
La excurs~´on en barco de ayer nos la saltamos por el mal tiempo y aprovechamos para ir al centro a arreglar papeles ya que llovía a mares.
Hay novedades, ya contaré.
Por la noche fuimo a Pelourihno de fiesta. Los martes el barrio se llena de música y baile.. En cada plaza se instala aun escenario con un grupo y desde las 7 a las 12 hay mucho ruido y muchísimo ambiente. Y esto durante todo el año, qué pasada.
Hay bandas de tambores haciendo pasacalles, tocando de tal manera, con una fuerza y unritmo, que es imposible no ir un rato detrás bailando la coreografía sencilla que, renovándola cada poco, todos siguen. La Bego y yo no pudimos resistirnos.
En una plaza preciosa en la que comienza una larga cuesta donde se alínean esas bonitas y coloridas casa tan típicas del barrio, allí sentados en una escalinata contemplamos boquiabiertos una banda infantil haciendo percusión y pasando la gorra.
Daba gusto oírlos a las órdenes de una niña de apenas diez años. Cómo les daba órdenes de qué y cómo tenían que tocar. Al que lo hacía mal le reganãba enfadada e incluso llegó a mandar uno a su casa. A los más chiquitines les hacía sentar por turnos para que descansaran, eran chiquitísimos.

Puestos callejeros con comida y bebida copaban la plaza principal y en una empinadísima y larga escalinata la gente sentada escuchaba a Gerónimo , un artista local muy querido.
Echamos unos bailes, recorrimos callejuelas, incluso las que no se deben recorrer y no nos pasó nada.Todo el mundo nos advertía de todo lo contrario, incluso un chileno que trabaja de encargado en la Cantina da Lua, que se preocupa por nosotros y nos aconsejas cuando vamos allí a tomar caipirinha.

Sentados en cualquier terraza, sorbiendo esa rica mezcla de limón verde y cachaça, no paran de pasar por delante de nuestra mesa vendiéndo de todo, pidiendo y los críos , haciendo todas las cucamonas que se les ocurren para que les demos dinero.
Te sueltan un :"Qué pasa neng?". Se arriman a la barriga de los chicos y con ojitos les dicen :"hombre embarazado", en prerfecto castellano. O hacen volteretas sin manos en todas direcciones. Nos hacen reir a la vez que nos parten el corazón.

Anoche conseguí acostarme algo más tarde y hoyme he levantado tardísimo, a las seis, qué bien.
HOy hemos pasado un día de playa y piscina. Tenemos algunos quemados por el sol, que es juticierto por estos lares, nada que no se cure con cremita y mucho líquido. Para ésto último no habrã que insistir mucho.

Besos

Tenemos ciertos problemillas con las fotos el mac, el ipod, y su puPiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii madre. Encuanti que los solucionemos os ponemos los dientes largos con nuestro moreno cangrejil.

3 comentarios:

Marona dijo...

¡ay! ¡qué envidia! Y muchas felicidades por tu compromiso!!!
Besis!

Marisa dijo...

Gracias a tod@s por los buenos deseos, ya os contaré.
No puedo publicar fotos, no me deja blogger, lo seguiré intentanto.
Mañana marchamos a pasar el finde a una isla tipo Ibiza en sus primeros años.Volveré por aquí el lunes.
Besos

Marisa dijo...

Ah, se llama Morro de Sao Paolo.