jueves, julio 26, 2007

Mi chino. Alas de pollo rellenas.

Debajo de mi última casa, de la que nos mudamos a ésta, hay un restaurante chino para chinos y durante mucho tiempo hablé maravillas del establecimiento.
La familia que lo inaguró se hicieron muy amigos nuestros, y viceversa. Cuando abrieron, la señora ,que llevaba la sala, el marido la cocina, no hablaba ni pizca de español y como a nosotros nos gustaba tanto la comida que preparaban, comida para chinos nada de rollitos de primavera, íbamos mucho y, poco a poco, le fui enseñando el español que maneja y ella hizo lo mismo por mi precario chino. !Qué buenos ratos pasamos! Conseguí traducir, con su ayuda y mi apetito, la carta escrita en carácteres chinos.
Esta familia se mudó a Valencia en busca de alquileres más baratos y una vida más cómoda, abandonaron la restauración y pusieron una tienda de todo a cien. Traspasaron el negocio a otra familia que en dos años consiguió perder toda la clientela española que estaba encandilada del carácter y la simpatía de Li chi, la dueña. El resto, la clientela china, se largaron poco después porque ésta nueva no era nada receptiva al cariño que la anterior había sembrado en el comedor y la nueva dueña cada vez tenía el humor más agrio, y el marido cocinero, contagiado, cada vez quemaba más la comida.

Desde hace unos meses unos nuevos propietarios regentan el local y ha vuelto a ser lo que era.
La dueña actual es una mujerona adusta pero símpatica que me reconoció enseguida como la vecina de arriba (en realidad "vecina rriba") cuando le pedí "mi carta". La carta que traduje fue siempre "la carta de Marisa" incluso para gente que no me conocía de nada e iba allí a comer cocina tradicional china.
Hay un par de cocineros jóvenes que hacen una cocina, diferente de la que hacía A gui ( el marido de li chi), china auténtica y deliciosa. Hemos ganado con el cambio y hemos vuelto a ser asiduos del local.
Estos señores tienen una carta diferente y estoy intentando traducirla, pero me temo que mi empírico método no va a ser posible con la dueña ya que no tengo confianza con ella. De momento he conseguido hacerle una fotocopia al menú y he traducido la mitad con ayuda de otra vecina china con la que me llevo muy bien; estoy deseando probarlo todo, incluso tienen un plato de pasta que te la preparan en el momento allí mismito. Más chino imposible.
Ahora es algo más cutre si cabe, me explico: han prescindido de los manteles y las servilletas de tela, es más, éstas, si no las pides, ni te las ponen y serán de papel. Por lo demás, el precio sigue siendo de risa y está todo riquísimo.

El domingo es el cumple de la señora Ino, mi madre, y vamos toda la family allí a comer. No creo que pidan medusas, ni patas ni lenguas de pato, ni intestinos ni callos de cerdo, ni todas esas cosas que mi hermana no probaría ni atada, pero del resto ya daremos buena cuenta. ¿Verdad Anita?

Hace unos días, mientras espera la comida para llevar, me entretuve mirando la tele, sintonizada con un canal chino, donde una pareja joven presentaba un programa de cocina y elaboraban algo parecido a la receta que os paso hoy. Digo "parecido" porque la he aligerado mucho, ellos freían y rellenaban de arroz cocido, y he cambiado, por lo tanto, casi todos los ingredientes.

Alas de pollo rellenas


Relleno:
-setas, gambas, chalota, jenjibre, ajo.
Picar todo finísimo y saltear brevemente, reservar.
Deshuesar la parte más gordita de las alas arrastrando la carne hacia la coyuntura del hueso. Cuando esté dota despegada, retorcer el hueso y cortar por la ternilla. Quedarán con una bolsita, entre la piel y los huesitos esos paralelos, rellenable.
Rellenar esta bolsita con el picadillo y envolver bien con el sobrante de piel para que no se salga.
Salpimentarlas bien.
Yo utilicé un tipo de setas coreanas que no saben a ná y que se parecen horrores a los boletus edulis en su aspecto. Mejor shiitakes o cualquier otra seta sabrosa.

Hacer un adobo con miel, vinagre y zumo de naranja, a gusto de cada cual, embadurnar con él el pollo y dejarlo un buen rato antes de asarlo en horno precalentado hasta que esté bien doradito.

Cuidado que no se queme, poned poca miel, y cuando se vaya evaporando el líquido caído en la fuente, id pincelando las alas de nuevo.
No doy cantidades, cada cúal sabrá y, además, esto es sólo una prueba ya que creo que la receta puede dar mucho de sí.


Besos

Mi chino
c/Martínez de la Riva 50 Vallecas




7 comentarios:

Javi dijo...

Hola soy Valenciano aunque vivo en Madrid, tomo nota de "tu chino" a ver si un día me puedo pasar a probar :)
Como te digo, soy de Valencia, sabes en qué sitio puso su restaurante la señora china tan maja de la que hablas al principio?? Me encantaría probar un chino así, tan hogareño.
Muchas gracias.

Javi dijo...

He releído bien y qué pena que hayan puesto un todo a 100, más que nada porque Valencia, de esos, ya tiene muchos, pero "chinos" buenos, pocos... en fin, habrá que pasar por Vallecas ;)

Marisa dijo...

Tenían pensando ultimamente poner un restaurante, pero no tengo ni ide de dónde y si lo habrán hecho al final.

cannella dijo...

Que no falte la foto de la tarta de cumpleaños china de la señora Ino, que tiene que llevar por lo menos un par de dragones (quiero ver algo de repostería que no sea flan chino, ¿eh?, que la ocasión lo merece de sobra). Un besote

Marisa dijo...

Canny nos pusimos las botas pero la tarta la hice yo,los chinos no gastan repostería.
Fotos y receta en breve.

Elvi dijo...

Hola a todos!!
Ante todo gracias por la información, soy madrileña y he ido una vez al chino qu ehay en la calle Tomás Garcia, pero está muy solitario. He pasado por delante de tu chinito en c/Martinez de la Riva y tenía bastante ambiente.
Una pregunta: ¿Tienen ya carta en español? estoy deseando ir... Otra pregunta más: ¿sabes si cierran algún día? ¿ponen comida para llevar?.
Gracias!!!

Javier dijo...

Hola Marisa.

Nosotros ivamos mucho con los dueños originales, pero dejamos de ir con los siguientes que lo cogieron por lo cutre que se volvio y nos trasladamos al que hay al lado del pub Hebe, que es buenisimo también.

Gracias por poner este post, iremos a probar como cocina la familia que esta ahora. Aunque desde fuera es verdad que se ve un poco cutre.

A nosotros nos conoces de vista, de tanto que ivamos al chino, y hasta nos recomendante platos en alguna ocasión.

Un saludo.