lunes, mayo 08, 2006



Como ya comentaba Ezcaray es una preciosidad de pueblo. Aquí un par de muestras. A la izquierda la Iglesia (impresionante para un pueblín) y a la derecha una bonita plaza con el quiosco de música.

La cena de El Portal me gustó muchísimo. Lo que encontré más flojo fue la albóndiga de la abuela, algo dura, y que al llegar al final de la comida, y pillarte sin mucho apetito, se apreciaba menos.
Ferrán le preguntó al camarero que si estaban hechas "por la abuela" o "con la abuela". El pobre hombre al principio se quedó mudo y después ya se carcajeó al ver que iba de coña.
También hay quien comentó que la abuela veía poco ya que hacía las albóndigas enormes.

Lo que más gustó en general fue la cigala con el tartar de tomate y ajo blanco. Acertadísima combinación que no te digo yo que no copie algún día de estos. Estaba perfecta de cochura. me comía ahora mismito dos docenas.

En mi mesa algunos tuvimos la suerte de que a otros, algunos platos no les gustaran y pudimos repetir , ji,ji. Yo me zampé dos huevos con berza y caldo de panceta que tenían un toque salado y algo picante que me gustó mucho.

La cena fue regada con Vina Alberdi crianza.

A continuación las fotos de los platos, que son horrorosas de malas, pero que servirán para hacerse una idea de lo rico que estaba tó.

1 comentario:

No soy Narda dijo...

Guau Marisa!! Qué cosas deliciosas que tenés por acá!!!
Se me hace aua la boca.
Un beso